Comparte este trabajo:

Por qué es mala idea colocar una piscina hinchable en tu balcón o terraza

Seguro que en más de una ocasión has visto una vivienda con piscina  hinchable o desmontable en su balcón o en su terraza. Pero, ¿es realmente una buena idea? No, no lo es. Aunque en algunos casos se puede hacer, no es del todo recomendable y, si vas a hacerlo, ten mucho cuidado y sobre todo, mide bien todos los aspectos.

Colocar piscina en balcón o terraza: mala idea

Llega el verano y parece que apetece instalar una piscina donde sea, no importa si tenemos un balcón o una terraza, cualquier sitio para agradable para colocarla. Pero, ¿realmente se puede? ¿Qué ocurre si se hace?

Está claro que tener una piscina para refrescarse durante los meses de calor es una maravilla. No importa su precio o lo que nos cueste llenarla. Digamos que, el problema es otro. Y es que, podrías tener problemas si lo haces.

Realmente, el espacio disponible no es el único obstáculo que tienes. Te puede parecer que sí, que es lo único que te separa entre poder instalar una piscina más grande. Pero, realmente, el principal problema es el peso que la terraza o balcón puede soportar.

Y es que, lo cierto es que por usar piscinas hinchables se han derrumbado ya terrazas y en muchos casos, con heridos. Por lo que es una práctica en la que se debe hilar muy fino y tener mucho cuidado. Instalar solo una piscina que el balcón o la terraza puedan soportar en cuanto al peso.

Para que te hagas una idea, el hecho de colocar 1 metro cúbico de agua es una tonelada que tiene que soportar el balcón. No todos pueden.

Imagínate en el caso de una terraza de un bajo o de un primer piso. Ocurre lo mismo si no se sabe que hay debajo. Por ejemplo, puede haber un parking.

Nuestro consejo es que antes de poner una piscina en tu terraza o balcón te asegures del volumen que puede tener. Haz un cálculo.

Claro que, para ello, deberás saber cuánto peso soporta tu terraza o balcón. Cuando lo sepas, solo tendrás que echar unas cuentas para ver el peso total de la piscina y ver si lo aguan.

Lo ideal es revisar la normativa. Puedes echar un vistazo en el Documento Básico SE-AE (Seguridad Estructural – Acciones en la edificación) del Código Técnico o mirar las normas sobre acciones en la edificación para viviendas más antiguas.

La típica piscina para niños o mascotas no supondrá ningún problema. Este vendrá a la hora de colocar una de adultos.

Por ejemplo, las típicas piscinas medianas-pequeñas para adultos, de entre 800 y 1000 litros, están añadiendo una carga de su equivalente en kilos. Es decir, es como si estuvieras aparcando tu coche en el balcón.

Por eso mismo, desde OTTO Rehabilitaciones te recomendamos tener cuidado con la ubicación de piscinas (sobre todo aquellas adecuadas para adultos), ya que los espacios exteriores de una vivienda en altura normalmente no están diseñados para soportar ese peso.

Otras entradas de nuestro blog

El Restyling: qué es y para qué sirve
Descubre las tarimas exteriores y su funcionalidad

Comparte este trabajo: