Baño de diseño recién decorado

Las mejores tendencias en decoración para el cuarto de baño en 2022

Los azulejos siguen siendo tendencia en 2022 a la hora de reformar un baño de estilo moderno. Las obras en los cuartos de baño incluyen cada vez más este tipo de decoración, debido a que aporta un toque de elegancia y sofisticación al ambiente.

Los azulejos se pueden usar de distintas formas en el baño, desde cubrir completamente las paredes y el suelo, hasta utilizarlos en pequeños detalles como las baldosas decorativas para distintos acabados.

Respecto al color, actualmente se sigue apostando por los azulejos en tonalidades claras como el blanco o el beige, ya que proporcionan luminosidad y amplitud al espacio.

En cualquier caso, las baldosas son una elección que se impone, sobre todo, por su funcionalidad y además porque permite mucha creatividad a la hora de diseñar el espacio. 

Si quieres conocer cuáles son las últimas novedades y tendencias en baños, no te pierdas este artículo.

Tendencias de decoración en baños para 2022

¿Quieres saber cuáles son las tendencias y las últimas novedades en la decoración de baños para esta temporada? A continuación te contamos algunas de las más importantes.

1. Apuesta por la luminosidad

Según las tendencias de decoración de este año, cada vez son más las personas que prefieren azulejos en tonalidades claras para el baño. Esto se debe a que son una de las mejores alternativas para dar luminosidad al ambiente. 

En este aspecto, el blanco sigue siendo el color más usado, pero también se están utilizando otros tonos como el beige o el gris claro para alicatar los baños de muchas casas. Estos colores permiten crear un ambiente más amplio y acogedor, ya que no saturan el espacio. Así que, si quieres aportar un toque moderno a tu baño y al mismo tiempo apostar por la luminosidad, los azulejos en tonalidades claras son la mejor opción. 

2. Usa azulejos decorativos

Otra de las tendencias más importantes de este año en la decoración de baños es el uso de los azulejos decorativos. Se trata de una forma original y creativa de personalizar el ambiente y darle un toque único. Los azulejos decorativos se pueden usar tanto en las paredes como en el suelo, y permiten crear composiciones muy interesantes. En diversas ocasiones, se usan para delimitar espacios o zonas concretas. 

Actualmente, se están utilizando azulejos con texturas y motivos decorativos para dar un toque único a la estancia. Igualmente, se están usando azulejos de distintos colores y tamaños para crear composiciones originales. Así que, si quieres apostar por la decoración con azulejos para tu cuarto de baño, este año puedes optar por baldosas decorativas para darle un toque único al ambiente.

3. Apuesta por un suelo de azulejos

Una de las tendencias para esta temporada es apostar por los azulejos para decorar el suelo del baño. Se trata de una alternativa muy práctica y funcional, debido a que permite crear ambientes acogedores y al mismo tiempo proteger el suelo.

Usar baldosas en el suelo es una buena opción a otras alternativas como la madera o el cemento, ya que facilita la creación de un ambiente más luminoso y amplio. Además, en algunos casos es más sencillo de limpiar y da un sensación más acogedora si se combinan bien con los muebles y los demás elementos de la estancia.

4. Añade elementos rústicos

Una moda que se está imponiendo en la decoración de cuartos de baño es el uso de elementos rústicos. Se trata de una forma creativa y original de dar un toque personal y más confortable a la estancia. 

Respecto a esto, se están usando a día de hoy muebles con motivos rústicos junto con azulejos de estilo minimalista para crear composiciones únicas y originales. Este tipo de mobiliario y otros elementos decorativos incluyen acabados en madera o metal para dar un toque más retro al espacio.

5. Elige una bañera de diseño

Otra de las tendencias más relevantes esta temporada es incorporar una bañera de diseño. Se trata de un elemento que puede llegar a proporcionar mucha elegancia y sofisticación al cuarto de baño, además de ser muy funcional. 

En cuanto a esto, se están usando cada vez más bañeras con formas geométricas y lineales para crear ambientes modernos y minimalistas. Asimismo, se utilizan materiales como el acero inoxidable o el cristal para dar un toque más único, personal y actual a la estancia. Así que, si quieres apostar por la elegancia en la decoración de tu baño, este año puedes optar por una bañera de diseño.

6. Añade detalles en oro viejo

La decoración de baños de 2022 está marcada por el uso de detalles en oro viejo. Es una forma muy elegante y original de darle personalidad al ambiente. 

En este sentido, cada vez es más común el uso de los azulejos con acabados en oro viejo para crear estancias únicas y sofisticadas. Igualmente se están utilizando otros elementos como grifos o accesorios con motivos ornamentales para dotar de personalidad y elegancia al cuarto de baño. 

7. Incluye mamparas fijas en el baño

El uso de las mamparas fijas es otra de las tendencias que se están imponiendo en la decoración de baños de 2022. Se trata de una alternativa muy práctica y funcional, debido a que permite aislar la zona del lavabo o ducha del resto del ambiente sin bloquear la vista.

Respecto a esto, se está tendiendo a usar cada vez más mamparas con formas geométricas y lineales para crear espacios modernos y minimalistas. Igualmente se están utilizando materiales como el acero inoxidable o el cristal para decorar la zona de alrededor de esta separación, que combinan muy bien con ciertos tipos de azulejos más sencillos.

8. Usar perfilado en negro

El negro es un color que aporta elegancia y sofisticación a cualquier estancia y que permite crear ambientes modernos con muy poco esfuerzo. No obstante, si se usa demasiado puede provocar un efecto poco atractivo.

Por ello, el perfilado negro se está imponiendo como una de las novedades más relevantes de este 2022. Es un elemento decorativo muy versátil que permite añadir un pequeño toque de elegancia al baño y que puede combinarse con azulejos de distintos colores y texturas para crear composiciones únicas. 

9. Aplica el «efecto brutalista»

El «efecto brutalista» se está usando cada vez más en la decoración de los cuartos de baño para conseguir un estilo distinto y rompedor. Se trata de una técnica decorativa que consiste en aplicar materiales más underground como el hormigón visto y la madera natural, lo que permite crear un efecto visual muy importante.

Este efecto se está usando cada vez más en baños pequeños o de diseño minimalista, debido a que permite crear un ambiente muy personal y original. No obstante, también se está usando en baños más grandes para dotar de elegancia al espacio. En ocasiones, el «efecto brutalista» se puede combinar con ciertos tipos de azulejos para obtener una estética aún más novedosa y atractiva. 

Si quieres tener un baño moderno a la vez que acogedor, apuesta por tonalidades claras o por detalles en colores como el oro viejo o el negro. 

Y si estás pensando en renovar o reformar el baño de tu casa, estas son algunas ideas que puedes tener en cuenta para crear un espacio único y original. ¡Puedes contactar con nosotros si tienes alguna duda, estaremos encantados de ayudarte!

Regla de tres o cómo decorar tu casa

Seguramente has oído hablar de la «regla de tres» para decorar tu casa. Pero, ¿de qué trata esta técnica y cómo la puedes incorporar a tu hogar? La mayoría de los decoradores te dirán que la regla de tres se puso de moda porque un número impar de elementos parece más natural y menos forzado que una agrupación de números pares. 

Esto se debe sobre todo porque demasiada simetría hace que una habitación parezca anticuada y fría, aunque todos sabemos que este aspecto también juega un papel importante en el diseño. Según esta regla, a la hora de afrontar reformas de viviendas, hay que encontrar un equilibrio entre la simetría y la asimetría. 

Para que este equilibrio sea más claro, hemos elaborado una lista de combinaciones e ideas que siguen esta regla de tres. De esta forma, podrás encontrar inspiración a la hora de organizar los accesorios de una decoración tras reformar tu casa.

Y no te olvides que además de seguir esta regla al pie de la letra en tu proceso de reforma, puedes ser un poco más flexible al usarla o romperla directamente.

¿Qué es la regla de tres y cómo usarla en tus reformas?

La regla de tres es una idea de decoración que puede utilizarse tanto para pequeñas obras en viviendas como para reformas integrales. Esta técnica se basa en la idea de que introducir tres elementos diferentes en cualquier entorno es a menudo la mejor manera de darle un estilo atractivo a tu espacio. 

Lo más importante de esta regla es que se puede aplicar a muchos sectores diferentes, desde tu muebles de cocina hasta la decoración de comedores o a un proceso de reforma completo de tu casa. En este aspecto, si quieres incluir las mejores decoraciones en tu vivienda de forma fácil, la regla de tres puede ser tu mejor alidada.

A continuación, te mostramos cómo puedes usarla de manera efectiva.

Lista de combinaciones con la regla de tres

Tres colores en una habitación

Hay una fórmula común que funciona muy bien a la hora de escoger los colores de cualquier espacio de tu vivienda: 60, 30 y 10. El 60% es el color principal del espacio, el 30% es el color secundario y el 10% es el color de acento. 

Esta proporción puede aplicarse a todos los colores interiores y exteriores que escojas para tu casa. 

Si las combinaciones de colores llamativos no son lo tuyo, elige tres tonos distintos del mismo color para obtener un diseño neutro y más tranquilo. En cualquier caso, si sigues esta técnica a la hora de escoger los colores, tendrás la garantía de conseguir un espacio único, acogedor y muy bien diseñado. 

¿Y cómo puedes aplicar esta regla? Una buena alternativa es incluir tu color terciario en elementos no principales. Los otros dos tonos estarían entonces presentes en los elementos más prominentes de la estancia, como el suelo o las paredes.

Tres texturas funcionan mejor

Para añadir texturas a la decoración de cualquier espacio puedes complementar las paredes con papel pintado. Aunque también puedes colocar mesas de madera, cojines o cortinas de lino o algodón mullido.

Un ejemplo seria un dormitorio que tiene una textura áspera de numerosos elementos de acento de madera; tiene una tela de lino mullida en las sillas y tiene una pantalla de acero oxidado que cubre una lámpara colgante. Estas tres texturas principales se combinan en la habitación, ofreciendo un mayor placer visual y creando una atmósfera cálida dentro del tema de colores neutros. 

Tres telas combinan a la perfección

Combinar telas puede ser difícil. A la hora de decorar cualquier estancia, lo mejor es escoger tres telas que jueguen con los colores, los patrones y las texturas de cada una. Es aconsejable realizar un esquema de todas las alternativas de telas que te gustan y que las elijas en función de la textura, el patrón y el color.

Tres puntos de iluminación para un mejor diseño

No se puede escapar la regla de tres ni siquiera cuando se trata de la iluminación. Esto no quiere decir que una estancia deba tener solo tres luces, sino que debe tener tres estilos distintos de iluminación. 

Por norma general, una habitación debe tener luz superior, numerosas lámparas en las mesas auxiliares, y, a continuación, luces de acento, como las luces de los cuadros, o la iluminación bajo los armarios.

Básicamente, la mayoría de las estancias de la casa deberían estar iluminadas por una luz ambiental principal, una luz de trabajo, a través de lámpara de mesa laterales y lámparas de pie y luego luces de acento. Todas estas fuentes de luz en capas se combinan para crear un espacio único, equilibrado y sobre todo, con alta eficiencia energética. 

Organiza los muebles siguiendo la regla de tres

Colocar los muebles en una habitación puede parecer un misterio, al mismo tiempo que puede parecer que hay demasiadas reglas a la hora de ubicarlos. Aunque puedes sentirte tentado a ignorar algunas técnicas, te aconsejamos que sigas la regla de tres para conseguir una estancia que funcione y fluya.

Independientemente del mobiliario que tengas, la regla de tres te ayudará a ubicar los muebles principales en grupos cohesionados. 

Es fundamental crear agrupaciones de muebles en las que el tamaño y la forma se mimeticen, dando lugar a un aspecto integrado. La altura y la escala visual de la habitación pueden ajustarse con otros objetos de diferentes tamaños, pero los muebles deben ser similares en tamaño, escala y forma cuando se junten.

Tres objetos de decoración para la mesa de centro

Organizar la decoración de mesa de centro o de una estantería puede llegar a ser todo un arte, el cual solo muy pocos saben llevar a cabo. Por suerte, una decoración artística y agradable se puede organizar en cualquier lugar de tu vivienda siguiendo la sencilla regla de tres.

En el momento de crear la disposición de la mesa de centro, es fundamental tener en cuenta la altura, la escala y el color. Por ello, intenta escoger tres elementos o tres agrupaciones de objetos cuya escala y colores combinen entre sí y con la habitación que los rodea.

Una ventana en tres

Aunque la simetría es imprescindible para conseguir un diseño equilibrado, puede haber un buen toque de diversión visual impartiendo la regla de tres en la arquitectura de tu vivienda.

Mientras que un lado de la casa puede tener una ventana grande, el otro puede contar con tres ventanas más pequeñas. Esto es una manera divertida de que el diseño de tu casa sea único y juegue con la simetría y el equilibrio visual.

Tres cuadros para las paredes

Los cuadros y las obras de arte son otra manera inteligente de usar la regla de tres a tu favor, aunque los marcos incorrectamente combinados y un mosaico inconexo de géneros pueden parecer un desastre. En este caso, racionaliza tu galería haciendo coincidir el tamaño y la forma del marco y luego escoge un tema que este relacionado.

Después de haber leído este artículo, esperamos que la regla de tres ya sea más familiar para ti y que tu proyecto de decoración ya no te resulte un proceso complejo. Realmente, se trata de una manera sencilla y divertida de añadir profundidad e interés visual a tu hogar. 

¿Qué tipos de fregadero existen?

En una reforma de cocina los fregaderos pueden pasar desapercibidos, sin darles la importancia que se merecen. Para el diseño de esta estancia es fundamental conocer qué tipos de fregaderos hay y cuáles son los más adecuados para tu cocina. De tu elección dependerá la durabilidad, la comodidad y el mantenimiento del producto. 

El fregadero es una zona que sueles usar mucho a lo largo del día: para fregar los platos tras las comidas, para lavar las verduras, para llenar las ollas o escurrir la pasta. Por ello, este elemento tiene que ser muy funcional, pero a la vez debe contribuir a la estética del espacio. 

Por ello, en este artículo te vamos a explicar cuáles son los principales tipos de fregaderos que puedes encontrar en el mercado según la forma, el material y la instalación respecto a la encimera. 

Según los materiales

Acero inoxidable

Hoy en día este tipo de material es de los más populares. Principalmente por la buena relación calidad-precio y por las ventajas que presentan. Son ligeros, higiénicos ya que no presentan poros, son inmunes a la corrosión, y muestran una buena resistencia a las altas temperaturas y a los golpes, pero uno de los inconvenientes es que se rayan con facilidad. 

Para que luzcan relucientes y limpios deberás limpiar el fregadero de forma periódica para que no aparezcan depósitos de cal y otras manchas. Respecto al diseño son bastante versátiles en cuanto a formas, y se adaptan a cualquier estilo decorativo, tanto en cocinas modernas como en las más clásicas.

Sintéticos

Gracias a los avances tecnológicos y a las innovaciones, puedes encontrar nuevos materiales sintéticos con excelentes propiedades y con una gran variedad de colores, texturas y formas. Obteniendo fregaderos ligeros con mucha resistencia a los impactos, al calor y a las rayadas. Con cero porosidad y muy fáciles de limpiar.

Cerámica o porcelana

Son muy usados en cocinas de estilo rústico y clásico, pero actualmente están resurgiendo en los estilos más actuales, otorgándole más protagonismo y transformándose en parte activa de la decoración. En general, presentan un acabado blanco brillante con un estilo muy elegante, aunque también lo puedes encontrar en otras tonalidades  y en mate, quedando integrados en la encimera o sobresaliendo dejando el frontal visible.

Gracias a su nula porosidad son higiénicos y fáciles de limpiar. Son resistentes a los arañazos, pero si sufren golpes de alta intensidad se pueden romper. Su precio es un poco más elevado a la media del mercado, principalmente los de gres porcelánico por ser más resistentes y duraderos.

Piedra natural: granito o mármol

El granito y el mármol destacan por su elegancia y presencia, creando ambientes muy sofisticados allí donde están presentes. Los fregaderos hechos con piedras naturales muestran una gran resistencia a los golpes y a las altas temperaturas. Sin embargo, se manchan fácilmente y pueden sufrir daños con líquidos y productos abrasivos o ácidos, por lo que el mantenimiento es un poco más difícil. Por ello, a este tipo de fregaderos se les suele aplicar un tratamiento sellador para evitar filtraciones.

Presentan una gran variedad de modelos, texturas, y suelen estar presentes en cocinas rústicas y en espacios exteriores.

Según la instalación

A la hora de escoger el fregadero de la cocina también deberás elegir el modelo en función de la instalación que se vaya a hacer. Cada tipo tiene su ventajas y sus inconvenientes y dependerá del material de la encimera.

Encastrado o sobre encimera

Es el más conocido y habitual, sin embargo, a raíz de la aparición de nuevos modelos este tipo de instalación ha ido perdiendo popularidad en los últimos años. El fregadero se sitúa por encima del hueco de la encimera, apoyándose en ella. La instalación es sencilla, pero los bordes deben quedar bien pegados para evitar filtraciones. Son compatibles con cualquier material, pero generalmente son instalados de esta forma cuando la encimera está hecha con materiales que no toleran demasiado bien la humedad como la madera y los laminados.

Enrasado

Es una alternativa con una estética cuidada y armónica. En este caso el fregadero queda al mismo nivel que el canto de la encimera, sin escalonamientos, quedando totalmente liso. Son más higiénicas debido a que facilitan la limpieza y la eliminación del agua. Su colocación debe estar bien realizada para que los bordes queden bien ajustados en la encimera.

Bajo encimera

La instalación bajo encimera presenta una tendencia al alza gracias a sus diversos beneficios y a su aspecto moderno.

Se encuentra justo bajo la encimera haciendo que la pieza quede totalmente lisa y uniforme. Por lo tanto, la junta entre la encimera y el fregadero queda oculta por debajo. De esta forma, la limpieza es más fácil. Además, permite una amplia variedad de fregaderos siempre y cuando la encimera sea resistente al agua.

Sobre bastidor

En menos ocasiones puedes encontrarte los fregaderos que se instalan directamente sobre el bastidor del mueble, pudiendo quedar integrados o sobresaliendo para que el fregadero tenga más protagonismo en la cocina. Son muy frecuentes en el estilo rústico y clásico.

Según la forma

Para elegir la forma del fregadero debes tener en cuenta el espacio disponible y la ubicación del mismo. Las formas más frecuentes son las circulares y las cuadradas o rectangulares, siendo estas últimas las más demandadas.

Según el uso y las necesidades que tengas podrás escoger entre un fregadero más grande (con dos senos y escurridor) o decantarte por otro más pequeño. Aunque lo más normal es que te encuentres con los siguientes diseños:

  1. Un seno o cubeta: es ideal para cocinas pequeñas ya que maximiza el espacio; si tienes lavavajillas; o para viviendas donde viven pocas personas. Para que sea más práctico limpiar los utensilios grandes se puede optar por colocar un fregadero más ancho.
  2. Dos senos o cubetas: es perfecta para cocinas de mayor tamaño, y es la alternativa más funcional y cómoda si no tienes lavavajillas. En una cubeta podrás dejar los platos sucios para fregar, y en la otra podrás aclararos o limpiar los alimentos, por ejemplo.
  3. Un seno y medio: se trata de un tipo de modelo en que la segunda cubeta es más pequeña, siendo una buena solución cuando faltan los metros. Una cubeta auxiliar ideal para fregar los utensilios más pequeños, limpiar alimentos e incluso para usar a modo de escurridor a través de accesorios.
  4. Con escurridor: tanto con una o dos cubetas se puede incorporar un espacio para dejar secar los platos o los utensilios más delicados. Este complemento se suele instalar cuando no hay lavavajillas o si tienes espacio suficiente en la encimera.
  5. Rinconero: se trata de fregaderos pensados para instalarlos en una esquina. Pueden ser de una o dos cubetas. No son los más usados, pero van muy bien en cocinas pequeñas cuando se quiere conseguir más superficie de trabajo.