Comparte este trabajo:

4 Tips para mejorar la entrada de tu casa

La entrada de tu casa es, probablemente, la primera imagen que la gente se lleve de ti. Es lo primero que ven al entrar a tu hogar. Está en tu mano dar una buena o mala imagen.

Pero, ya no solo es como la “personalidad” de la persona que vive en la casa, sino también la personalidad de la vivienda en sí. Te ayuda a saber si la casa tiene una buena distribución, buena luz o si está ordenada.

Sigue leyendo para conocer los 4 tips que te ayudarán a dar una buena impresión de la casa.

Tips para mejorar la entrada

Va a depender de cómo sea de grande la vivienda. Así, una casa unifamiliar puede permitirse unas cosas que un apartamento o una vivienda pequeña no. Sin embargo, eso no importa.

Estos consejos son generales y que puede seguir todo el mundo para reformar la vivienda y que la entrada de una buena imagen:

  • Lo primero que tienes que tener en cuenta es la puerta. La puerta es un elemento fundamental. Debe ser de buena calidad para evitar fugas de temperatura y poder así crear un clima dentro de la casa agradable. En casas grandes, se puede reformar la entrada con dos puertas para que aísle mejor. Si es pequeña, no importa que no haya dos puertas, con una buena basta.
  • Sabemos que las entradas suelen ser espacios pequeños y que, a veces, no llega la luz lo suficiente. La solución para vencer al tamaño es el color. Evitar colores oscuros y darle más protagonismo a los tonos blancos.
  • Añadir espejos. Los espejos dan mayor amplitud a la vivienda, da igual qué parte sea.
  • Los muebles, al igual que la puerta, son elementos fundamentales. Escoge mobiliario para la entrada que ocupe poco o que sean estrechos. También puedes colocar una estantería colgante o alguna balda.

Reformas en casa

Si todavía con estos consejos tu casa no te gusta o no da buena imagen, puedes recurrir a la reforma.

Deberás primero hablar con un profesional de interiorismo y con los arquitectos que te vayan a realizar la obra para saber qué puedes y que no hacer.

Como te contamos antes, tener dos puertas una detrás de otra, en la entrada, ayuda a que la casa tenga un clima distinto al exterior. Para darle también más amplitud al espacio, la segunda puerta puede ser corredera.

Por otro lado, si tu vivienda no tiene ventana cerca de la puerta, te recomendamos que pongas una si vives en una casa unifamiliar. Así, aunque la casa no esté siempre de cara al sol, va a tener más luz que si no tuviera.

Desde OTTO te recomendamos que dotes de personalidad la entrada y que siempre esté ordenada y limpia. Es un espacio pequeño pero que dice mucho de ti y de la casa. Si lo que quieres es reformar la vivienda, no dudes en contar con grandes profesionales en el sector como nosotros.

Otras entradas de nuestro blog

Comparte este trabajo: