Comparte este trabajo:

Cómo hacer más eficiente mi casa en 5 pasos

Las casas passivhaus están cada vez más en auge y apuntan al futuro. Pero, ¿se puede transformar una vivienda ya construida en una casa pasiva? Digamos que, podemos aproximarnos a este concepto. ¡Descubre cómo hacer más eficiente tu vivienda en 5 pasos!

5 pasos para hacer tu casa más eficiente

Una casa passivhaus es un tipo de vivienda autosuficiente, confortable y que es independientemente energéticamente.

En estas viviendas se está a una temperatura agradable todo el año, están bien aisladas y se paga muy poco de factura de la luz, por lo que en términos de medioambiente, ahorro y confort, sin duda son el futuro.

Entonces, ¿qué se puede hacer para que una vivienda sea más eficiente? Tan solo seguir los 5 siguientes pasos o tipos de reforma que comentamos a continuación:

Cambia las ventanas

La reforma de poner unas ventanas nuevas que aislen bien el ruido y temperatura, es una de las más frecuentes y de las primeras que se llevan a cabo. Es en este punto, es importante que sepas que en algunas localidades existen ayudas y subvenciones para cambiar las ventanas de la vivienda, por lo que puedes considerarlas.

Mejora el aislamiento

Invertir en aislamiento es clave para mejorar la eficiencia energética de tu hogar, porque conseguirás que esté mejor aislada y que afecte menos la temperatura exterior. Además, es interesante sobre todo en las paredes que dan al norte o donde puede haber problemas de humedad, para poder solucionarlo y que no nos afecte al confort de la vivienda.

Pero ojo, no es solo cosa de las paredes, porque también es recomendable hacer lo mismo para el techo. Para ello, puedes optar por materiales como lana de roca, poliestireno expandido, poliestireno extruido, etc.

Invierte en equipos con recuperación de calor

La ventilación mecánica es clave si quieres acercarte al concepto de casa pasiva. Con esta inversión evitarás que durante la ventilación se produzcan pérdidas o ganancias de calor, por lo que necesitarás de equipos con recuperación de calor, que contribuyen a mantener el aire y renovarlo por encima del 50 %.

Apuesta por la ausencia de los puentes térmicos

También es importante considerar los puentes térmicos; esas zonas donde se producen pérdidas de calor cuando se unen distintos elementos constructivos como las ventanas con las paredes. Para ello, es clave aislar las uniones y así evitar que se produzcan pérdidas por esa parte.

Garantiza la estanqueidad

¿Notas aire cuando te acercas a una ventana? En las viviendas puede haber infiltraciones, aunque no se pueden tolerar si lo que se quiere es vivir en una casa pasiva. Por ello, es posible detectarlas y eliminarlas, por ejemplo con buenas carpinterías con un nivel de estanqueidad 4, que es el máximo.

¿Te ha quedado alguna duda? Ahora solo queda invertir en este tipo de reformas para convertir tu piso en passivhaus. Es un tipo de reforma que está totalmente a la orden del día y que sin duda es una gran inversión en confort y en ahorro de la factura. Desde luego que saldrás ganando.

Otras entradas de nuestro blog

Comparte este trabajo: