Comparte este trabajo:

Cuándo se aplica el IVA reducido en una reforma

A la hora de hacer una reforma, el cliente puede pagar el 21% o el IVA reducido, que es del 10%. Claro que, para que eso suceda, deben cumplirse una serie de requisitos. Entonces, ¿cuándo se aplica el IVA reducido en las reformas? Lo vemos:

IVA reducido en reformas

Las reformas son costosas y el cliente tiende a echar números para intentar pagar lo mínimo posible. Sin embargo, delegar esta tarea en manos de profesionales y de la misma empresa en concreto, suele ser un gran acierto para evitar problemas.

Pero, ¿y si hablamos del IVA? ¿Cuánto se paga? Las reformas están sujetas a este impuesto sobre el valor añadido. Y, de hecho, la AT permite reducirlo hasta el 10% si se cumplen unos cuantos requisitos.

Este IVA reducido abarca a distintas áreas como albañilería, carpintería, fontanería, pintura, entre otras. Lo cierto, es que cualquier otra reparación o renovación se puede acoger a este IVA más bajo. Pero, la clave para acogerse a este IVA reducido, está en el coste de los materiales.

Los materiales no pueden exceder el 40% del presupuesto. Es decir, el cliente puede elegir materiales más económicos o bien puede comprarlos por su cuenta, para que no entren en el presupuesto y pague menos por la reforma.

Por lo que, el usuario que es propietario de una vivienda de uso habitual (ya sea primera o segunda residencia), puede acogerse. En el caso de que esté destinada a alquiler, iría al 21%.

También es importante mencionar que las empresas y locales que se dediquen a una actividad comercial, no disfrutan de esta reducción.

¿Quién aplica el IVA reducido? Lo hace el reformista o autónomo que realiza la reforma. Al hacer el presupuesto, debe aparecer el IVA reducido al final.

Para ello, el propietario le debe dar a la empresa de reformas una declaración conforme a que las reformas son para vivienda de uso personal y la construcción finalizó al menos 2 años antes.

De hecho, en la propia factura deben aparecer los materiales aportados. No se pueden hacer dos facturas, una para mano de obra y otra para materiales.

Está claro, que es una gran ventaja y beneficio para quienes quieren hacer una reforma, porque supone ahorrarse un 11% en el precio total. Por eso es importante estar al tanto de la legislación actual, para disfrutar de estos beneficios.

¿Tienes alguna duda? Te ayudamos con tu reforma.

Otras entradas de nuestro blog

Vivienda con zona chill out en Madrid
Casa recién reformada en Madrid
Vivienda de techos altos

Comparte este trabajo: