Comparte este trabajo:

Errores que tienes que evitar al hacer una reforma integral de tu casa

Las reformas integrales están cada vez más a la orden del día debido a la antigüedad de las viviendas, que nos piden a gritos una renovación completa. Si planeas hacerlo, no emprendas esta aventura sin antes conocer algunos de los errores más comunes en las reformas integrales, para que puedas evitarlos.

Los 9 errores comunes de las reformas integrales

  • No establecer un presupuesto máximo: aunque nos duela, debemos establecer un presupuesto tope a la hora de contratar una reforma. No podemos estirar el chicle infinitamente ni hacer algo por encima de nuestras posibilidades, sobre todo porque pueden surgir extras o problemas que provoquen que el presupuesto aumente en un 20%. ¡Ojo con esto!
  • Priorizar la estética a la funcionalidad: nos encanta lo bonito y tendemos a darle prioridad por encima de lo práctico, pero, ¿es eso lo que querrás en tu día a día? Piensa que lo bonito no dura siempre pero lo práctico se agradece. Aunque lo mejor es que intentes tener ambas cosas.
  • No tener ordenada la documentación y memoria de calidades: al emprender una reforma, recibirás una serie de papeles como el contrato, los materiales elegidos, etc. Ten todo a mano para que puedas comprobar que todo va como debe de ir. No pierdas nada.
  • No pedir licencia: es muy peligroso hacer reformas integrales sin una licencia, dado que podrías enfrentarte a una multa muy cara si te pillan. Nuestro consejo, es que no lo hagas.
  • No vigilar las obras: hay veces en las que tendemos a confiar con los ojos cerrados en los profesionales y no vamos a ver la obra hasta que acaba, lo que puede hacer que nos llevemos un susto terrible por si se han equivocado en cosas o ha habido malentendidos. Para evitar que esto ocurra, intenta hacer un seguimiento de la obra, todo lo que puedas.
  • Tener excesiva prisa: si te dan un plazo y no se cumple, es normal que estés encima y exijas resultados. Pero es importante que te relajes y no tengas una prisa excesiva, porque las cosas a correr no salen bien. Nuestro consejo es que te ciñas al plazo que te da la empresa responsable de la obra.
  • Querer destinar prácticamente toda la partida a los materiales: cuando se hace una obra, necesitarás abonar los materiales pero también la mano de obra para pagarle a los profesionales. Es importante que no destines todo a comprar mejores materiales, porque la mano de obra profesional tiene un coste y podrías quedarte sin opciones. Busca un término medio.
  • Hacer cambios: en el momento en el que empiezas una obra y hay un contrato, todo está estrictamente estipulado y los cambios pueden tener consecuencias, ya no solo económicas, sino también aumentos de plazo o que directamente los profesionales no puedan asumirlo. Cuidado con los cambios, lo mejor es que lo pienses todo bien al principio.
  • Elegir el presupuesto más bajo: nuestro consejo es que pidas varios presupuestos y elijas a la mejor relación calidad-precio o directamente a los profesionales que más te gusten, con los que tengan mejor feeling y que seguro que están acompañados de buenas críticas.

Ten en cuenta estos errores frecuentes a la hora de hacer reformas integrales y no te pasarán nunca más. Desde OTTO Rehabilitaciones nos aseguraremos de que así sea. ¡Te esperamos!

Otras entradas de nuestro blog

Comparte este trabajo: