¿Cuáles son los mejores cerramientos en puertas y ventanas?

La seguridad y el confort en el hogar son aspectos fundamentales para cualquier familia. Por ello, uno de los elementos más importantes en este sentido son los cerramientos en puertas y ventanas, puesto que juegan un papel imprescindible en la protección contra intrusos, las inclemencias del tiempo y el control de la temperatura en el interior de la vivienda.

Por estos motivos, en este artículo, desde OTTO Rehabilitaciones, explicaremos cuáles son los mejores cerramientos disponibles en el mercado tanto para puertas como para ventanas.

Los 6 mejores cerramientos para puertas y ventanas

1. Cerramientos de aluminio: ligeros y resistentes

El aluminio es un material frecuentemente usado en cerramientos debido a su durabilidad y resistencia a la corrosión.

Las puertas y las ventanas hechas de este material son ligeras, lo que facilita su manejo, pero al mismo tiempo son robustas y ofrecen una excelente protección. Además, el aluminio es un buen aislante térmico, lo que ayuda a mantener una temperatura agradable en el interior del hogar.

2. Cerramientos de PVC: eficientes y aislantes

El PVC es otro tipo de material habitual para los cerramientos. Las puertas y las ventanas de PVC son conocidas por su eficiencia energética, debido a que aportan un magnífico aislamiento térmico y acústico. Dicho material no se ve afectado por la humedad ni por la corrosión, lo que lo convierte en una alternativa duradera y de bajo mantenimiento.

3. Cerramientos de madera: estética y calidez

Aunque la madera puede requerir de más mantenimiento si la comparamos con otros materiales, no se puede negar su atractivo estético y su capacidad para añadir calidez a cualquier vivienda.

Las puertas y ventanas de madera pueden ser una alternativa perfecta en términos de diseño, pero es importante escoger maderas resistentes y aplicar tratamientos protectores para asegurar su durabilidad y su resistencia a las inclemencias del tiempo.

4. Cerramientos de seguridad: ante todo protección

La seguridad es una preocupación principal para muchos dueños de casas, y en este aspecto, los cerramientos de seguridad son una alternativa ideal.

Te interesa: “¿La seguridad de tu vivienda es correcta?”

Puertas y ventanas equipadas con cerramientos de alta seguridad, como cerraduras multipunto y cristales laminados, brindan una protección adicional contra intentos de intrusión. Estos cerramientos son especialmente recomendables para aquellos propietarios que viven zonas con índices de delincuencia más altos o simplemente quieren una tranquilidad extra.

5.   Cerramientos termoacústicos: confort en casa

El aislamiento acústico y térmico es crucial para crear un espacio confortable en la vivienda. Los cerramientos termoacústicos, que combinan propiedades aislantes térmicas y acústicas, son perfectos para quienes desean mantener el ruido exterior al mínimo y disminuir los gastos de calefacción. Estos cerramientos suelen usar vidrios especiales y perfiles con cámaras de aire para conseguir un rendimiento óptimo.

Lectura recomendada: “¿Cómo puedo hacer para que en casa haga menos calor y se esté más fresco?”

6. Cerramientos automáticos: comodidad y tecnología

Con los avances tecnológicos, los cerramientos automáticos han ganado popularidad. Puertas y ventanas equipadas con sistemas automáticos ofrecen comodidad y facilidad de uso. Desde persianas motorizadas hasta cerraduras electrónicas, estos cerramientos proporcionan un toque moderno al hogar, permitiendo el control remoto y la programación de ciertas funciones.

En la elección de los cerramientos para puertas y ventanas, es fundamental tener en cuenta una variedad de factores, como la seguridad, el aislamiento térmico y acústico, la durabilidad y el aspecto estético. La combinación adecuada de estos elementos puede marcar la diferencia en la calidad de vida y en la protección de tu vivienda.

Ya sea que optes por cerramientos de aluminio, PVC, madera, seguridad, termoacústicos o automáticos, asegúrate de seleccionar aquellos que se adapten mejor a tus necesidades específicas y al entorno en el que vives. Al invertir en cerramientos de calidad, estarás contribuyendo a la creación de un hogar seguro, confortable y estéticamente agradable. 

Recomendaciones para escoger el mejor cerramiento para tu vivienda

Una vez vistos cuáles son los mejores cerramientos para puertas y ventanas, te queremos mostrar cómo escoger el más adecuado para tu hogar. Algunos de los aspectos que tienes que valorar para tomar una decisión son los siguientes:

1. Eficiencia energética

La eficiencia energética es un factor fundamental en la elección del cerramiento. Optar por materiales que aporten un buen aislamiento térmico, como el doble acristalamiento, contribuirá significativamente a mantener una temperatura confortable en el interior, reduciendo así la dependencia de sistemas de calefacción.

Te interesa: “Cómo hacer más eficiente mi casa en 5 pasos”

2. Clima

Este resulta determinante a la hora de escoger el tipo de cerramiento para tu vivienda, ya que no es igual vivir cerca del mar que estar en la montaña.

Los cerramientos de aluminio resisten mejor a los climas cálidos o a las altas temperaturas, mientras que los cerramientos de PVC hacen lo propio con el frío y las heladas.

3. Seguridad

La seguridad es una prioridad indiscutible. Asegúrate de que los cerramientos escogidos cuenten con cerraduras de alta calidad, bisagras resistentes y, si es posible, alternativas adicionales como sistemas de monitoreo o vidrios de seguridad. Estos elementos aportarán tranquilidad y protección a tu casa frente a posibles intrusiones.

4. Tipo de vidrio del cerramiento

No solo el clima, la situación de la vivienda o el dónde vayamos a instalar el cerramiento influye para tomar una decisión acertada. El tipo de vidrio que se vaya a montar resulta determinante.

Así, el vidrio de control solar posee la capacidad de disminuir la cantidad de radiación que reciben el espacio y sus habitantes, reduciendo así el calor que deja entrar en la habitación cerrada con ellos.

Por su parte, el vidrio de alta selectividad y el de bajo emisivo ayudan a concentrar el calor interior y a ahorrar en calefacción.

5. Mantenimiento

Ten en cuenta el nivel de mantenimiento que estás dispuesto a asumir. Materiales como el PVC y el aluminio son conocidos por su facilidad de mantenimiento, mientras que la madera puede requerir un cuidado más continuo. Estudiar este aspecto te ayudará a escoger cerramientos que se adapten a tu estilo de vida.

Esperamos que este artículo te haya sido de ayuda. Si tienes alguna cuestión sin resolver, no dudes en contactar con nosotros. Desde OTTO Rehabilitaciones estamos a tu disposición para ayudarte en lo que necesites.

Otros artículos

Los mejores consejos de diseño y funcionalidad en reformas de baños en Madrid

Los mejores consejos de diseño y funcionalidad en reformas de baños en Madrid

El cuarto de baño, junto a la cocina, es uno de los espacios que más se reforman en una vivienda. Principalmente por el deterioro y el…
13 claves para transformar zonas desaprovechadas de tu casa en grandes rincones

13 claves para transformar zonas desaprovechadas de tu casa en grandes rincones

Cuando cuentas con los metros suficientes en casa, es fácil encontrarse un rincón al que no sabes qué uso darle. Desde salones hasta habitaciones que utilizamos…