Los mejores consejos de diseño y funcionalidad en reformas de baños en Madrid

El cuarto de baño, junto a la cocina, es uno de los espacios que más se reforman en una vivienda. Principalmente por el deterioro y el desgaste producido por el uso constante y la humedad que hace que sus instalaciones requieran un mayor mantenimiento.

La reforma de un baño es una obra complicada donde hay que tener en consideración ciertos factores antes de comenzarla. Por estos motivos, desde OTTO Rehabilitaciones, te mostramos los mejores consejos de diseño y funcionalidad en reformas de baños en Madrid.

9 consejos de diseño y funcionalidad en reformas de baños en Madrid

1.   Planifica correctamente el proyecto

Primeramente, es tener bien claro el proyecto. Para ello tienes que conocer adecuadamente las necesidades que tienes, si es para una sola persona o para toda la familia, si es el de invitados, o si es el único que hay en la vivienda. También hay que conocer el presupuesto del que dispones, ya que esto influirá en gran parte en la calidad de los materiales. 

Es esencial planificar con antelación todas las actuaciones que se van a desarrollar en la reforma: trabajos de albañilería, electricidad, carpintería, montajes de equipos, etc. elaborar los correspondientes planos con las medidas exactas y calcular los gastos. Para ello, asegúrate de buscar un equipo de profesionales como OTTO Rehabilitaciones, de esta forma evitarás los conocidos imprevistos y sobrecostes.

2.   Distribución funcional

Es imprescindible pensar bien cómo vas a organizar el espacio. Debes idear un baño que sea muy funcional y que se adapte a tus necesidades, tanto si es grande como si es pequeño.

Existen varias maneras de organizar un baño, puesto que su distribución depende de varios factores. Por ejemplo, es fundamental conocer las dimensiones y la forma del espacio, y las distancias mínimas que se necesitan para cada equipo y para moverse con facilidad.

Siempre que se pueda, aconsejamos, alinear todos los elementos (sanitario, bidé y lavabo) para aprovechar mejor el espacio, principalmente en baños pequeños y alargados. Dejar la bañera o la ducha al fondo o enfrente del lavabo; y siempre que se pueda, dejarlos cerca de la puerta de entrada, dejando el inodoro en una zona más oculta.

3.   Escoger adecuadamente los materiales

Para el suelo y los revestimientos hay que elegir materiales que sean resistentes a la humedad y a los productos de limpieza. Los azulejos de cerámica y las baldosas de gres porcelánico son las más usadas debido a sus propiedades y a la gran variedad de estilos y acabados que ofrecen.

Lectura recomendada: “Los 7 mejores suelos para poner en tu baño”

Pero también podemos encontrar otro tipo de materiales como el mármol, el vidrio, la madera natural o artificial, la piedra natural o el papel vinílico, entre otros… Para elegir el correcto hay que tener en cuenta varios factores: el precio, la resistencia a la humedad, la durabilidad y la estética.

4.   Una iluminación ideal

Tanto si cuentas o no con luz natural, en un baño es imprescindible diseñar una buena iluminación artificial, especialmente en la zona del lavabo, para poder llevar a cabo con comodidad las tareas de cuidado e higiene personal como peinarse, maquillarse o afeitarse.

Te interesa: “Consejos para dar luz y vida a un baño sin ventanas”

Para lograr una iluminación funcional y decorativa se necesitan distintos tipos de luces. Una iluminación más potente y focal para la zona del lavabo con la instalación de apliques o de un espejo con luz integrada; distintos puntos de luz en el techo para aportar una luz más general; y una luz indirecta para conseguir un ambiente más relajado y acogedor, incorporando iluminación perimetral en la zona de la bañera o la ducha, recorriendo las paredes o tras el mueble del lavabo o del espejo.

5.   Espacio de almacenamiento

El cuarto de baño es un sitio que necesita muchos recovecos donde guardar utensilios, cremas, rollos de papel higiénico, toallas… por lo que debe ser un lugar ordenado. Por lo tanto, para escoger el mueble del lavabo debes tener en consideración el espacio de almacenamiento que necesitas.

No es lo mismo un baño de invitados que uno para toda la familia. Además, podrás incorporar estanterías u otro tipo de mobiliario para conseguir almacenaje extra.

6.   Muebles e inodoro suspendidos

Cada vez es más habitual ver el mueble del lavabo, el sanitario y el bidé suspendidos. De esta forma se facilita la limpieza y la higiene del cuarto de baño, puesto que normalmente son zonas difíciles de acceder.

Adicionalmente, al ocupar menos sitio y al ser visualmente más ligeros mejoran la estética del baño. El único inconveniente es que su instalación y mantenimiento es más caro y complicado.

7.   Buena ventilación

El cuarto de baño es uno de los sitios donde la ventilación es esencial. Como hemos mencionado anteriormente, es donde se concentra mayor humedad y malos olores.

Además, puede provocar problemas de salud, deteriorar la vivienda e incluso producir problemas en los aparatos eléctricos. Por ello, es necesario incorporar un sistema de ventilación que circule el aire, evitando así todos estos problemas, principalmente en los baños que no tienen ventanas.

8.   Seguridad

El agua y la electricidad no se llevan bien, juntos son una combinación peligrosa. Por tanto, tenemos que tener muchísimo cuidado en no colocar los interruptores, enchufes y aparatos de alumbrado a menos de 2,25 metros de altura y a 1 metro de distancia de la bañera o ducha para evitar descargas eléctricas. Se aconseja también que todos los enchufes tengan toma de tierra.

Otro peligro son los resbalones y las caídas en la bañera o en el suelo del baño, por lo que es una buena decisión instalar algún tipo de material antideslizante.

9.   Estética y decoración coherente

Para la decoración de un cuarto de baño hay infinidad de combinaciones y estilos. Para la elección del mobiliario, el inodoro y los materiales debes buscar continuidad y coherencia en el espacio.

Lectura recomendada: “Baño negro: la tendencia más elegante y sofisticada”

En los baños pequeños, generalmente, se suelen usar colores claros, puesto que proporcionan amplitud y luminosidad. En cambio, en los grandes no existe una regla concreta. Podemos arriesgar un poco más usando tonos llamativos, cerámicas con diseños más creativos o incluso jugando con el papel pintado.

Sea cual sea, la alternativa, lo importante es encontrar una combinación que nos proporcione armonía y elegancia, y buscar aquello con lo que nos sintamos más a gusto.

Esperamos haberos ayudado con este artículo. Si os ha quedado alguna cuestión sin resolver, contacta con nosotros. Desde OTTO Rehabilitaciones, os ayudaremos en lo que necesitéis.

Otros artículos

8 ideas para reformar tu casa con molduras y zócalos

8 ideas para reformar tu casa con molduras y zócalos

Las molduras y los zócalos decoran nuestras casas desde hace siglos. Resaltan las paredes y los techos, ornamentan las puertas y los armarios y, sobre todo,…
Reforma integral vs. reforma por partes: ¿qué es más recomendable?

Reforma integral vs. reforma por partes: ¿qué es más recomendable?

Cuando se trata de llevar a cabo una reforma en la vivienda o en cualquier espacio, surge una cuestión esencial: ¿qué es mejor optar por una…